Elena, odontóloga española, nos habla de su experiencia laboral en Holanda

By 14 mei 2018Spain

Entrevista por Ronne Viana Dos Santos
Traducción por Ana Expósito

Algunos de los dentistas que vienen a Holanda a través de DPA Dentistry también se convierten al final en nuestros mejores embajadores. Esto quiere decir que ayudan a los dentistas que están interesados ​​en venir a los Países Bajos ofreciéndoles información sobre el proyecto de DPA. Debido a que son dentistas que conocen de primera mano el proyecto DPA Dentistry, nuestros embajadores tienen una perspectiva única y pueden ayudar a otros odontólogos que tienen las mismas preguntas que ellos hace unos años.

La semana pasada pudimos hablar con Román sobre su experiencia. Esta vez, escuchamos la historia de Elena. Elena nació y creció en Gijón, España, y vive en la ciudad holandesa de Enschede desde 2015. Elena se puso en contacto por primera vez con DPA Dentistry en 2013. “Desde el primer momento, sentí el toque humano este proyecto”, dice ella. “Siempre han estado abiertos para responder a todas mis preguntas, y me han ayudado a lo largo del proceso de mudarme a los Países Bajos. Todavía lo hacen. Son un equipo joven lleno de entusiasmo y trabajan duro para lograr lo mejor para todos los dentistas que trabajan aquí.”Acerca del curso holandés en Seefeld, Elena nos cuenta: “El tiempo que pasé en Seefeld fue una gran experiencia, ya que el hotel es un lugar perfecto para comenzar a aprender un idioma desde cero. Y por supuesto, no puedo olvidar mencionar a Josie, que siempre estuvo ahí para ayudarnos, llevarnos de senderismo por las montañas o simplemente enseñarnos Seefeld. Ella es alguien que nunca podré olvidar.”

A día de hoy Elena está contenta con la ayuda y la orientación que recibió de DPA, pero no olvida que sus primeros meses en Holanda fueron difíciles. Asimismo, opina que, mientras se tenga una base sólida para las habilidades lingüísticas, no hay nada que pueda frenar a un odontólogo que quiera venir a Holanda. “El objetivo es mejorar todos los días, como cuando hablas con tus compañeros, y ser abierto. Esta es una de las experiencias más increíbles de tu vida, así que disfrútala desde el primer momento. Al mismo tiempo, debes tener la fuerza de voluntad para hacerlo. Experimenté un choque cultural cuando llegué, o más bien una sorpresa cultural. Cada país es diferente, y dentro de cada país, incluso las ciudades pueden ser bastante diferentes entre sí. Creo que es importante tener la mente abierta y tener un buen grupo de amigos para que te ayuden a acostumbrarte a la cultura. Hacer deporte o unirte a un club es un buen comienzo, pero hay mil formas de hacerlo.”Elena cree que la integración es algo que prograsa con el tiempo: “Durante el primer año, notas que estás rodeado de otra cultura, otro idioma y otro clima. ¡Casi todo es diferente! Es importante adaptarte a esta nueva situación. En mi caso, siempre he querido desarrollarme como dentista, trabajar con diferentes culturas. Esta actitud ha dado sus frutos, y ha sido una experiencia increíble desde una perspectiva personal también. Siempre me sentí muy bienvenida. Los pacientes empatizan con los odontólogos españoles ya que muchos holandeses visitan España durante sus vacaciones. Algunos me preguntan: “¿Por qué viniste aquí? ¡Tu país es increíble!” Por supuesto, eso es algo que no puedo negar.”

Cuando le preguntamos acerca de cómo se siente con respecto a su trabajo en la clínica de Holanda, Elena responde muy entusiasmada: “Estoy muy contenta con mi trabajo. Cada día es una nueva oportunidad para aprender y mejorar en una atmósfera increíble. Mi día comienza alrededor de las 8 de la mañana y termina alrededor de las 4:30 o 5 de la tarde. Esto me da suficiente libertad para disfrutar mi tiempo libre. Los holandeses son muy respetuosos con conciliación personal-laboral y también con los descansos en el trabajo. A las 10 tengo una pequeña conversación con mis colegas y disfruto de un café. Al mediodía, tengo un almuerzo de 1 hora. Después de eso, trabajo sin parar hasta el final del día a las 16.30-17. Además de mi trabajo habitual en el tratamiento de pacientes, de vez en cuando tengo reuniones para discutir ciertos casos. No hay momento para aburrirse porque siempre hay trabajo! Solo tienes que echar un vistazo a mi agenda, que está llena todos los días.”

A pesar de que Elena es feliz en los Países Bajos, hay algunas cosas que echa de menos de España, como su familia, sus amigos y la comida. Para evitar la nostalgia, a menudo se encuentra con sus amigos españoles que también viven en los Países Bajos, para organizar alguna cena o simplemente para verse y charlar.Elena también tiene algunos consejos para sus colegas españoles que están pensando en mudarse a Holanda: “¡Solo hazlo! Aprenderás mucho y la experiencia es increíble. La red profesional es enorme y hay muchas posibilidades de obtener un trabajo genial. Como dentista internacional, eres bienvenido. La sociedad holandesa es muy abierta y lograrás integrarse si tú estás dispuesto a hacerlo. A la vez que trabajo, estoy haciendo un posgrado al mismo tiempo, por lo que no puedo estar más contenta. Estoy segura de que tú lo estarás también.”

Close